Organizaciones Postmodernas (2)

Artículos / Psicología Social

La era moderna dejó paso a la postmodernidad y el orden simbólico que la regía se ha transformado en otro orden, sustentando en una nueva lógica. Y a las organizaciones también les afecta. Las estructuras ya no son estables porque los roles y equipos de trabajo cambian continuamente. Se cree que con cambio, hay progreso y, sin él, estancamiento y decrecimiento.  Los contratos de trabajo de las organizaciones tradicionales ponían, por una parte, precio al esfuerzo realizado y, por otra, incluían en él el “el factor psicológico”, premiando la lealtad. En la era moderna, las organizaciones recibían a los jóvenes formados y listos para trabajar. Apenas cambios, uno entraba y podía estar cuarenta años trabajando en un lugar sabiendo que habría, desde el inicio, un avance constante y progresivo.  Hoy, las organizaciones suelen recibir a los jóvenes desorientados, sin saber bien que es lo que se espera de ellos. Y las compañías responden creando universidades para asegurar su formación y encaje a sus procesos y sistemas, que se encuentran en permanente desarrollo.

En la actualidad, el entramado de las organizaciones se sustenta en una triada que podría considerarse como este nuevo orden simbólico que rige las vidas profesionales. Lo psicológico, ideológico e icónico se funden en una imagen poderosa donde la marca es la síntesis de este nuevo paradigma. Disfrutar del trabajo se convierte en una imposición para el “empleado”.  El trasfondo de todo ello es un estado hipomaníaco considerable donde el empleado está en permanente hiperactividad y expansión y con una energía tal que siempre debe estar aportando, creando y “saliendo de su zona de confort”. No hay límites: “Just do it”.

¿Cómo orientarse en estas organizaciones hiper-modernas?. Si lo simbólico ya no es lo que era, si muchos de los puestos de trabajo que hoy existen van a desaparecer por la automatización de los procesos, hay futuro?. El sociólogo H. Marcuse creía en los 70 que el avance productivo crearía una sociedad libre donde se erradicaría la pobreza dando paso a una feliz convergencia entre el trabajo y el juego. El gurú del management actual J.Kotter, reconocido experto en Liderazgo, con una visión más pragmática enseña a las organizaciones a vivir en el cambio. S.Bauman alzó, sin embargo, su voz denunciando un mundo con cada vez menos trabajo. Mientras va surgiendo como más factible la tendencia donde se propone, para solucionar el imparable avance de la inteligencia artificial, con una renta básica universal. Al que no puede trabajar, se le remunera. Sin embargo, la tendencia contraria cree que creará más puestos de trabajo que los que destruirá. Muchas conjeturas y opiniones distintas que se mueven entre la utopía y distopía. Lo único cierto es que estamos viviendo unas transformaciones que se mueven más rápido de lo que podemos asimilar. Delimitemos entonces que está ocurriendo a través de las cabezas visibles de la postmodernidad para ir obteniendo conclusiones.