Comportamiento organizacional, ¿Cómo analizarlo?

Artículos / Consultoría Psicológica

Partimos de la base de que el comportamiento organizacional es un conjunto de esfuerzos realizados por un conjunto de personas. Gracias a dichos esfuerzos, se asumen proyectos y se alcanzan metas entre un conjunto de individuos. Lo "organizacional" es un concepto que apunta a un todo abstracto, a un artificio porqué por muchos recursos materiales que posea y procesos definidos que una organización emplee para sus actividades; sin personas, no hay organización.

Y vayamos más lejos: por muy estructurado que se halle lo organizado, por muy programadas que se encuentren las tareas o por muy arriba o abajo que se pueda estar en la escalera organizacional va a darse en el epicentro de cada decisión la autonomía y libertad de quién va a desempeñar una determinada función. Y será, en última instancia, esta libertad la que va a permitir que diferentes personas hagan diferentes cosas en el mismo puesto.

No hay dos personas iguales ni dos trabajadores iguales. Cada uno va a interactuar con sus jefes, compañeros y colaboradores de manera distinta. Sus hábitos de trabajo -como la rapidez, resolución, análisis y finura en los detalles- así como la cooperación, motivación, creatividad y la búsqueda de reconocimiento y seguridad van a variar indefectiblemente entre una persona y otra.

Incluso, aunque dos personas tuvieran motivaciones similares, la manera de lograr sus propósitos será distinta. Si queremos, por tanto, explicar el comportamiento organizacional comprendiendo sus dinámicas productivas, el ausentismo, la rotación y la satisfacción del empleado, deberíamos reconocer la elevada influencia que tienen los factores individuales